El Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora, un centro casi sexagenario, fue creado para unir los esfuerzos de los grupos de la preexistente Estación Experimental «La Mayora» del CSIC y grupos de varios departamentos de la Universidad de Málaga (UMA), y de esta forma potenciar y coordinar más eficientemente la investigación científica en horticultura intensiva y fruticultura subtropical que venía desarrollándose en las dos entidades.

La creación de este instituto mixto UMA-CSIC se propuso en 2008 y se van dando pasos en su formación que culminarán en la construcción de un nuevo edificio en el campus de la Universidad de Málaga, donde se reunirán los grupos de investigación del CSIC y la UMA, manteniéndose la Estación Experimental La Mayora, sita en el municipio de Algarrobo de la provincia de Málaga, como parte fundamental del Instituto.

La finca experimental La Mayora se ha convertido en la gran reserva tropical de Europa

La finca experimental La Mayora es, sin lugar a dudas, un enclave único para la investigación agrícola en España y se ha convertido en la gran reserva tropical de Europa. Gracias a ella, el IHSM puede presumir de abanderar los estudios sobre la producción subtropical y mediterránea en el continente europeo, así como la introducción de nuevas variedades de frutas exóticas. Uno de los logros de este centro ha sido sentar las bases para que la Costa del Sol Oriental se convierta en productora privilegiada de aguacates y mangos. El café de Etiopía, la physalis de Perú o el ojo de dragón de China son otros cultivos que también tienen cabida en las 50 hectáreas que ocupa la finca.

Uno de los logros de La Mayora ha sido sentar las bases para que la Costa del Sol Oriental se convierta en productora privilegiada de aguacates y mangos

La línea de investigación en frutales tropicales del IHSM es única en el CSIC. Eso es debido a que estamos situados en la principal zona productora de Europa continental de estos cultivos y, en algunos casos, como el mango, en la única zona productora del continente”, afirma Iñaki Hormaza, profesor de investigación del CSIC, a lo que añade que “las líneas de investigación en estos cultivos parten de la base de conseguir una producción sostenible de los mismos y engloban estudios de adaptación de estos cultivos a nuestras condiciones, mediante una optimización del uso del agua y manejo agronómico de poda y nutrición, el estudio, conservación y utilización de recursos fitogenéticos, las implicaciones de la biología reproductiva en el cuajado de fruto, la selección de material vegetal para su utilización en programas de mejora, el cultivo de tejidos vegetales in vitro y transformación genética y control biológico de plagas y servicios ecosistémicos”.

Además de la fruticultura subtropical, la mejora genética para mayor calidad y seguridad de los frutos y la protección vegetal para prevenir plagas, virus, bacterias y hongos en las plantas, son otras líneas de investigación, tanto a nivel básico como aplicado, que se trabajan en el IHSM. A este respecto, la investigadora científica del CSIC María Luisa Gómez Guillamón afirma que

aunque las enfermedades y plagas se suelen controlar a nivel comercial mediante el uso de tratamientos químicos, hay dos consideraciones que hacen que nuestro trabajo tenga especial relevancia. Por un lado, muchos de estos productos químicos no tienen efecto o no tienen el efecto deseado en muchos patógenos y, por otro lado, cada vez hay más conciencia en el consumidor de la posible repercusión en la salud de tratamientos incontrolados y la contaminación ambiental que estos productos químicos ocasionan. No cabe, pues, duda de que el uso de la resistencia genética es la alternativa más favorable para el control de las enfermedades e insectos causantes de plagas en los cultivos”.

En definitiva, a través de la mejora genética se llega a la obtención de variedades de calidad y resistentes para su uso comercial y, para ello, en el IHSM hacen uso tanto de la mejora tradicional como de las nuevas técnicas de genómica, proteómica y metabolómica. 

Una tercera línea de investigación del instituto se centra en la protección de cultivos y comprensión de las enfermedades de plantas. Uno de sus responsables es Jesús Navas-Castillo, investigador científico del CSIC, quien subraya que

por la situación geográfica del instituto y su clara vocación de apoyo al sector agrícola, “en el IHSM se desarrollan proyectos de investigación con el objetivo de controlar las enfermedades que hongos, bacterias y virus causan a cultivos de gran importancia socioeconómica, como las plantas hortícolas y los frutales subtropicales”.

El investigador resalta que “las enfermedades causadas por virus en hortícolas son ejemplos típicos de enfermedades emergentes, sobre todo aquellas transmitidas por moscas blancas. Por ello, llevamos a cabo investigaciones en colaboración con numerosos laboratorios de otros países, sobre todo de América Latina y África Subsahariana”. De esta forma, la investigación del IHSM de los problemas a los que se enfrenta la agricultura de estos países tiene, por motivos obvios, “un fuerte componente de ayuda al desarrollo”.

En resumen, el IHSM-La Mayora, en el que trabajan unas 150 personas, divide sus esfuerzos en tres líneas de investigación muy marcadas: investigación en especies frutales subtropicales, trabajo de mejora genética y biotecnología en especies hortícolas, y protección de cultivos y comprensión de las enfermedades de plantas.

Tres líneas de investigación:

  • Especies frutales subtropicales
  • Mejora genética y biotecnología en especies hortícolas
  • Protección de cultivos y comprensión de las enfermedades de plantas

Su director, el profesor de investigación del CSIC Enrique Moriones, afirma que en la actualidad el gran reto que tiene el IHSM es “convertirse en referente europeo y mundial en la investigación en especies subtropicales y hortícolas mediterráneas”. Y no deja de relacionar esto con el capital humano: “Todo ello pasa por la atracción de investigadores de referencia que lideren la investigación futura que se realiza en el instituto”. En esta línea, está convencido de que la próxima inauguración de las nuevas instalaciones -edificio y equipamiento científico- que se han puesto en marcha en la expansión del Campus de Teatinos de la Universidad de Málaga supondrá un salto cualitativo para el IHSM.

Texto: Erika López
Fotografías: Ascensión Rojas y María González Martínez