El CSIC lidera en solitario las patentes internacionales solicitadas en España

Un desarrollo probado ya con éxito en el mercado es SimVis, un simulador visual binocular ligero, autónomo y portable en un casco

El informe anual 2019 de la Oficina Europea de Patentes (OEP), publicado el pasado mes de marzo, lo hacía oficial: el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es líder en solitario en número de patentes internacionales solicitadas en España. Los datos sitúan al CSIC encabezando la clasificación con 61 solicitudes. Casi duplica al segundo en la lista, el grupo farmacéutico Esteve, que tiene 33; seguido por la Fundación Tecnalia Research & Innovation y la Universidad de Barcelona (ambas con 17), Repsol (16), Telefónica (14), la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ambos con 13).

“La estrategia desarrollada durante los últimos años para mejorar el potencial innovador y las relaciones con terceros han hecho posible que estemos ahora en este punto. El CSIC presenta una patente europea tras un proceso de evaluación de fortaleza científica y de oportunidad de cada invención evaluada, y nos alegra ver, sobre todo,

Parche inteligente para diagnosticar la fibrosis quística patentado por el CSIC

que estas tecnologías protegidas como patentes llegan años después a la sociedad en forma de productos en el mercado y con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas”, comenta Javier Etxabe, responsable de la Unidad de Promoción de Resultados y Promoción de Empresas de Base Tecnológica, perteneciente a la Vicepresidencia Adjunta de Transferencia del Conocimiento del CSIC.

SimVis, un ejemplo de éxito

Una patente que ya está siendo probada en su sector es SimVis, un simulador visual binocular ligero, autónomo y portable en un casco. Este desarrollo fue presentado oficialmente en la sede central del CSIC en febrero, durante una conferencia de prensa coincidiendo con la publicación de un artículo

científico en la revista Scientific Reports. Sus creadores en el Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica llevan años desarrollando tecnologías de simulación de visión simultánea con el fin de evaluar la calidad visual con nuevos diseños de lentes multifocales (que permiten ver a diferentes distancias) antes de que éstas sean implantadas o, incluso, fabricadas.

Por primera vez, SimVis permite que un paciente que esté a punto de ser operado de cataratas pueda experimentar cómo va a mejorar su visión una vez que pase por el quirófano. Con este dispositivo los cirujanos tienen también la posibilidad de ver los efectos de una lente multifocal intraocular de forma realista antes de ser implantada.

La posibilidad de que el paciente experimente la visión con una lente multifocal antes de la cirugía resulta muy atractiva para aliviar la incertidumbre y poder manejar sus expectativas”, asegura Susana Marcos, coordinadora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica en el Instituto de Óptica del CSIC.

El nuevo simulador puede ser controlado a través de una aplicación para el móvil o la tablet. Con este programa es posible, no solo controlar las lentes del dispositivo, sino además llevar un registro de las pruebas realizadas a  cada paciente esté donde esté.

Una ‘spin-off’ y cuatro patentes

La tecnología desarrollada por este grupo de científicos del CSIC está protegida mediante cuatro patentes (una de ellas recibió el Premio a la Mejor Patente del Año de la Fundación Madrid+d) de las que el CSIC es titular, licenciadas a la empresa 2EyesVision S.L., una spin-off del CSIC fundada, entre otros, por varios de los investigadores del estudio presentado en febrero.

La tecnología, financiada con más de un millón de euros de fondos públicos, empezó con los resultados de una tesis doctoral, que se protegieron con una primera solicitud de una patente en 2009, y que se fue completando con otras tres solicitudes de patentes en 2013, 2015 y 2017. De todas ellas, algunas ya están concedidas y se encuentran extendidas en Europa, India y Estados Unidos.

Las tareas de transferencia promovidas por investigadores de este laboratorio han supuesto también la firma de contratos de investigación y la participación directa de 10 personas, incluyendo personal de la Vicepresidencia Adjunta de Transferencia de Conocimiento.

SimVis es solo uno de los muchos ejemplos del potencial innovador del CSIC, 

que cada año se ve respaldado por varios rankings. Además de ser el primer solicitante de patentes en Europa, también lo es en España en cuanto a número de patentes españolas, según los últimos informes oficiales anuales de las oficinas de patentes, y también en la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en cuanto a número de solicitudes Patent Cooperation Treaty (PCT).

Además, a nivel mundial, el CSIC ocupa la 13ª posición en el ranking de centros públicos de investigación solicitantes de PCT durante el periodo 2015-2017.

Texto: Alda Ólafsson y Abel Grau

Fotografías: Yaiza González y César Hernández Regal